El Duomo de Milán, información

Duomo de Milan

En pleno centro de la ciudad de Milán, en la Plaza del Duomo, nos encontramos con una de las más elaboradas y complejas construcciones del mundo, para cuya construcción se necesitaron cinco siglos y que hoy se levanta como uno de los emblemas de la ciudad, nos referimos por supuesto a la Catedral de Milán. Esta imponente obra es la segunda mayor catedral del mundo, después de la de Sevilla, y en sus líneas hay una mezcla de estilos que pasa por el gótico tardío, por el gótico francés y el estilo renacentista.

HISTORIA

En el lugar que hoy ocupa la catedral estuvo la Basílica de San Ambrosio desde el siglo V, pero tras un incendio producido en 1705 que la dañó considerablemente, se empezó a pensar en levantar una catedral en su lugar. La iniciativa para construirla llegó en 1386 y vino del el entonces Duque de Milán Gian Galeazzo Visconti y del arzobispo Antonio da Saluzzo, quienes decidieron unir influencias para erigir un monumento a la altura de Milán. La nueva catedral estaría dedicada a Santa María Nascente, a la que podemos ver sobre la torre más alta, a 108 metros de altura.

Durante el largo proceso de su construcción, la obra estuvo al cargo de varios arquitectos y sus detalles pasaron por innumerables artistas, aunque su diseño original ha sido atribuido a Simón de Arsenigo. Algunos de los encargados de la obra a lo largo de los siglos fueron Nicoló Bonaventura, Juan de Friburgo, Enrique de Gmünden o Pellegrino Pellegrini, e incluso se contó con la asesoría del mismísimo Leonardo da Vinci. El cuerpo principal quedó terminado a finales del siglo XIX, y la mayor parte de los detalles en el XX, aunque actualmente aun queda alguna que otra estatua por terminar.

Hay una institución que ha sido clave para el éxito de la obra llamada la Veneranda Fabbrica del Duomo o Venerable Fábrica del Duomo, fundada por el Duque Gian Galeazzo, que también donó los fondos para el transporte de materiales desde la cantera de Candoglia, quedando ésta exenta de pagar impuestos mientras se hiciera cargo del mantenimiento del Duomo (tarea que todavía realiza).

ARQUITECTURA

Para la cimentación se requirieron cerca de 1000 m³ de serizzo, una roca granítica abundante en las canteras, y para el cuerpo de la catedral se utilizaron más de 600.000 bloques de mármol de Candoglia, muy apreciado por las tonalidades entre blanco, azul y rosado que adquiere cuando le da el sol de determinados ángulos. Su fachada está elaborada en mármol blanco y la puerta principal, cuyos motivos están dedicados a la virgen, está forjada en bronce.

La planta de la Catedral tiene forma de cruz latina, con unas medidas de 157 metros de largo por 93 metros en su parte más ancha, y una superficie total de 12.000 m². Está dividida en cinco espacios, de forma que la nave central, cuyo techo se eleva a 45 metros de altura, está flanqueada por dos naves. Al interior se puede acceder por cinco puertas distintas incluida la principal, además, en su exterior se alzan 135 agujas y lo decoran aproximadamente unas 34.000 estatuas. Otro de los puntos de interés es el tejado, accesible al público, y desde el que se puede disfrutar de una mejor vista de las estatuas y torres que la adornan, por no mencionar la panorámica de la ciudad.

La decoración interior es impresionante, con abundantes frescos, estatuas y la escasa iluminación que se filtra a través del rosetón y las vidrieras le dan un aspecto solemne, abrumando al visitante que recorre sus oscuros recovecos. La decoración del ábside, cuyos ventanales son los más altos del mundo, fue obra del pintor Nicolò di Bonaventura mientras que la construcción del gran órgano del coro norte se la debemos a Giacomo Antegnati.

COMO LLEGAR

El diseño de las principales calles de Milán parte de forma radial desde la Plaza del Duomo, en cuyo centro se asienta la catedral, por lo que no resulta difícil llegar hasta ella. Si queremos hacer la visita utilizando el transporte público, podemos tomar las líneas 1 y 3 del metro o las líneas 2, 3 y 14 del tranvía.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Dirección: Plaza del Duomo, Milán
  • Horarios:
    -la Catedral abre todos los días desde las 7:00 hasta las 19:00 horas.
    -la Terraza abre entre Noviembre y Febrero de 9:00 a 16:45, entre Febrero y Marzo de 9:00 a 17:45 y desde Abril hasta Noviembre de 9:00 hasta las 21:45 horas.
    -el Tesoro puede ser visitado de Lunes a Viernes entre las 9:00 y las 13:00 horas y desde las 14:00 hasta las 18:00. Los Sábados entre las 9:00 y las 13:30 y desde las 14:00 hasta las 16:00 horas. los Domingos abre de 9:30 a 17:30 horas.
  • Precios: la entrada a la catedral es gratuita. La visita a la terraza cuesta 10 Euros si utilizamos el ascensor y 6 Euros subiendo por las escaleras. La entrada al baptisterio cuesta 4 Euros y la visita al Tesoro 2 Euros.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Visitas en Milán



Comments are closed.